Septiembre, mes de esperanza

Llegaron los mejores meses del año y espero que nos escupa a todos en la cara, con saliva sabor a felicidad. 

Los primeros días de septiembre tienen un significado de esperanza en medio de las lluvias repentinas que han caído por estos días en mi ciudad! Estoy esperando que en algún momento llueva tanto y que al final el cielo se coloree de los siete hermosos colores del arcoiris, sólo entonces sabremos que ha llegado la calma.

Septiembre mes del amor y la amistad en Colombia, primo hermano de Octubre, Noviembre y Diciembre, estos primos  “bre” que cambian toda la energía espiritual de la gente por alguna razón que desconozco, pero que los hace ser mas románticos, creativos, divertidos, espirituales, familiares.

El post de hoy tiene un sentido muy especial porque va dirigido a una persona igual de especial.

Hace dos años celebraba que justo el 1 de septiembre de 2014 me habían citado para ese mismo día a una entrevista en una empresa muy importante. Yo estaba adolorida y herida a causa de un accidente que tuve unos días antes; pero aun así ese día amanecí motivada, contenta, llena de energía!. Fui a la entrevista contra  viento y marea, y al salir de allí supe que de ninguna manera seria seleccionada. No importó nada ese día, salvo los pequeños momentos de felicidad que viví al despertar sana y salva esa mañana, al recibir la llamada para la entrevista de prácticas que aunque no tuvo los resultados esperados me hizo sentir esperanzada y capaz, y porque ese día sabía que mi amor estaría junto a mí.

Y es por mi amor que hoy estoy escribiendo este post, porque se en mi inocencia (que nadie no las quite jamás) que este mes será hermoso en todos los sentidos y que necesito que mantenga su fe en él. Cree en ti, es lo único que te hará alcanzar lo que mereces. 

Ah y por cierto! Ya se me estaba olvidado que fue en Septiembre 5 de 2015, en el que se ratificó una vez más el poder de este mes para causar alegrías. Ese día recibí mi grado universitario con gran emoción, una explosión de felicidad que dura tan solo unos pocos minutos pero que te acompaña y te define para toda la vida.

Septiembre es mes de celebraciones: se celebra el amor, se celebran los logros y también los sacrificios. 

Ver también: Lo que pasó ayer que me trajo hasta aquí

Syne Mn.

Destino

Tú estabas destinado a ser pasajero, a ser de esos amores en los que es más importante sentir placer sin carga de compromisos eternos. Estabas destinado a acompañarla en silencio cuando ella buscará la paz en los lugares mas bellos que pudieras imaginar. Por el contrario ella estaba destinada a reírse o no mientras tu hablabas cosas sin sentido. Ambos estaban destinados a buscar la risa estruendosa en esas tardes y noches en donde el silencio a veces es perturbador, pero al final del día ambos iban a dejarse ir y regresar a su lugar hasta que se necesitarán nuevamente.

Hombre, tú serías el blanco de sus pasiones más intimas, el confesor de sus bajezas o proezas. Tú la tenias que haber perdonado y escondido en la mente sus pecados, y quedarte allí sin juzgar, no correr. Porque esos amores pasajeros a pesar de todo son leales, como ellos no te aman por quién eres, no les importa si fuiste buena o mala. Ellos te aman por el cuerpo, por la paz que les das, nunca tormentos.

Mujer, tú serías su lienzo, aquella a quien recurriría cuando el aburrimiento de estar solo le llenase las manos de creatividad. Imagínalo, hubieras sido más que nada la amiga que todo hombre necesita cuando sus pesares no los puedo entender otro hombre. Él te hubiese pintado un par de mañanas y tal vez muchas noches, y luego irse. Tú hubieras seguido con tu vida y dedicado una que otra vez un post a ese amor pasajero que vino, pero por ley no debía quedarse.

Ambos tenían que estar juntos en los momentos de soledad, llenar al otro de algún sentido y luego irse a dormir cada quien a su casa, en su cama, con su vida. El compartir debía ser momentáneo así como la felicidad, la cual en realidad dura tan solo un instante. No debían presionar nunca el amor, porque cuando se presiona explota y lo que se explota se resiente, se debilita, y con el tiempo desaparece.

No tenían que complicarse con la durabilidad, la estabilidad o el compromiso, tenían que ser fieles a su deseo de permanecer en el misterio, sin dolor. Ustedes estaban destinados a ser del momento, a disfrutar de esos segundos de felicidad que se alcanzan cuando dos cuerpos se unen o cuando algo inesperado sucede y te hace reír hasta doler el abdomen.

Iba a ser un amor pasajero y ustedes engañaron al destino, ahora el destino les está poniendo a temblar el piso.

Syne Mn.

¿A la mierda?

Hace un par de días un pensamiento intenso se apoderó de mí luego de ver un mensaje que una novia escribió para su novio en Facebook, en el cual básicamente ella mandaba a la mierda a todo aquel que no le gustará su relación.

Luego pensé en todas las relaciones que conozco, todos (me incluyo) hemos mandado a ese mismo lugar (aunque no con las mismas palabras) a personas y a cosas que esas personas dicen algo acerca de la relación. Lo que tú sabes pero no quieres reconocer es que de hecho algunas de esas personas hablan con un poco de razón, pero es simple, y es que “¡No te importa!”.

Lo siguiente que pensé fue: “no se si está bien que mandes a la mierda a las personas que te quieren para bien o para mal…pero definitivamente mandar a la mierda tus mas anhelados sueños por una persona”…eso no creo que esté bien. ¿Es tú caso?

¿Se puede abandonar un gran sueño sólo porque no ves cómo esa persona puede entrar en ellos? ¿No crees acaso que ambos pueden tener sueños distintos y quizá no sea necesario volar amarrados para lograrlos?

Si no has sabido responder estas preguntas y por el contrario te ha causado conflicto pensar en ellas, puede que estés dependiendo de tu pareja un poquito más de lo saludable. Cuando llegas al Psicólogo por alguna razón y te pregunta sobre tu pareja, la siguiente pregunta que hace es: ¿y crees que haya “cierto grado” de dependencia de ti hacia él (ella)?. Siempre es difícil responder.

No reconoces ser dependiente hasta que te encuentras tan agotado, tan vació, tan angustiado por tu relación y por el otro, no te identificas hasta que que lees un articulo por Internet o en una revista o hasta que luchas contra ti mismo y contra los demás (quienes parece que lo supieran con solo verte). No lo comienzas a aceptar hasta que te escupe en la cara o te atropella y te deja fracturado. 

Quiero llegar a un punto y para eso vamos a hablar un poquito acerca de la “necesidad”. Todos tenemos necesidades, algunas fisiológicas como comer, dormir, defecar, orinar, deben ser satisfechas para asegurar la salud y la superviviencia. Otras más ligadas a la satisfacción de lo emocional como el amor, el afecto, la afiliación o pertenencia son más complejas porque no sólo dependen de nosotros, también implica a otros, implica interacciones que bien se dan o no. Finalmente, según Maslow, tenemos necesidades de reconocimiento y de autorrealización, relacionadas íntimamente con el “autoestima”, esa que define quienes somos y cuánto podemos llegar a amarnos.

Hay un patrón en las relaciones de personas dependientes, casi siempre se enamoran de personas cuyas necesidades no están o no fueron satisfechas. Así, hay quienes se enamoran de personas con carencias afectivas y sociales, personas que cuentan con muy poco apoyo de sus familias o que crecieron en ambientes hostiles y negligentes...por lo que tienen vacíos que necesitan ser llenado por alguien más.

Si tienes un vaso vacío y lo llenas mientras no estás viendo o prestando atención, comenzará a rebosarse y el agua caerá y se desperdiciará. Pues eso mismo pasa con el amor desmedido, cuando por fin comiences a observar estarás tan cansado, agotado y más vacío que antes.

Lo que es cierto, es que las personas dependientes lo son porque también tienen necesidades insatisfechas y sobre todo, porque se tiene esa creencia de que el amor “desmedido” es curativo. Tienen ese complejo de “mamá gallina” que te incuba bajo su trasero, te da calor, te protege y te cuida, cacareando detrás de ti. Siempre hay un  afán de protección, de mantener bajo las alas porque el mundo es peligroso.

Por alguna razón necesitas que otros te necesiten, eso te hace sentir bien, pleno, suficiente y de alguna manera compensa lo que te falta. En ese afán de proteger, quemas tus propias defensas, gastas toda tu energía, pierdes cada vez más tu autonomía, causas malestar en el otro, y por si fuera poco, deterioras tu salud en general.

Muchas personas dependientes cuentan con esa “mala suerte” de tener una pareja que no se deja ayudar, no permite intromisiones y a cambio de ceder, le gusta luchar por si solo! En el mejor de los casos, se da cuenta de que tienes un problema y te ayuda a ser mejor. En el peor…es un aprovechado(a). También se dan los casos en que ambos son dependientes del otro, yo le llamaría “simbiosis enfermiza” y ¡démosle la bienvenida al caos!

No puedo decir que alguien dependiente en los extremos pueda dejar de serlo, tampoco puedo decir que nunca vas a necesitar a tu pareja. Pero sí estoy convencida de que toda relación nace de una necesidad o las crea. Todo lo que signifique movimiento está mediado por una necesidad, por una motivación de satisfacer.

Necesitar no es malo, nunca nada está totalmente satisfecho…lo malo son los extremos. Si alguna vez sientes que estás dando demasiado, tanto que te estas quedando sin nada, detente un momento y visualízate, despójate de la venda que te hace mandar todo a la mierda y luego es mucho más fácil aceptar para poder reconstruir. Aceptarlo es el primer paso para dar un paso atrás, lo cual no siempre significa retroceder.

Aclaratoria: Este post no va en contra de alguien en especial, cada cosa que escribo en mi blog corresponde a pensamientos que se extienden mas que otros, que se encuentran o se enredan entre sí. No son una verdad absoluta, ni siquiera se acercan a una verdad, pero tampoco son mentiras (de acuerdo, algunas cosas son fantasías otras tal vez no). Lamento el titulo pero no sabia que otro ponerle. 

Relacionado: Amar sin apego

Syne Mn. 

Transformar hábitos en 21 días

Depende de cada uno vivir con bienestar, lograr los sueños y tener relaciones sociales exitosas. Priorizar en lo que le gustaría cambiar y descubrir los beneficios que estos le darán a su día a día, es la clave.

Javier Chávez. Coach de Coomeva Sector Salud.

Mientras esperaba pacientemente en una salita con cómodos y abullonados sillones, me dediqué a hojear unas de las tantas revistas de Salud que se encontraban en la repisa de enfrente. En tan solo una de ellas, encontré una explicación a los mareos que siento cuando voy en un carro, en un bus, o del vértigo cuando me levanto bruscamente de la cama o voy a en un ascensor. Allí también  leí una explicación que daba un psicólogo ante una de las más complicadas situaciones que se viven después del divorcio o una separación. La psicóloga decía que éstas debían ser lo menos traumática posible para los hijos, sobre todos para los pequeños. El derecho del niño es el de tener una familia (un padre y una madre) que lo ame y lo acompañe siempre, pero en la separación traumática esto no pasa, la mayoría de las veces le dan prioridad a la madre y el padre queda en un segundo plano, luchando por la justicia equitativa y en el peor de los casos…luchando para no perder el amor de sus hijos.

Bueno, de hecho la editorial de esta revista a la que me refiero trató temas realmente muy interesantes que dejaron zumbando mis pensamientos. Hace rato que merodeaba por mi mente la idea de aplicar esta técnica de la que ya había leído antes en un blog vecino.

¿Cómo transformar un habito en 21 días? ¿Como lo hago? Esta es la pregunta obvia que surge!!. Pues bien comenzemos!

blogcalendari

El primer paso 1: supone identificar ese habito que quieres cambiar o por el contrario sumar a tu vida. El segundo paso 2: es preciso que decidas para qué o por qué quieres cambiarlo o sumarlo, quiero decir…es importante para mejorar mi salud física y mental, es importante para ser una persona más agradable y menos lejana…etc. El tercer paso 3: es planificar todo eso, ya sabes…cuándo comenzarás, el tiempo que te tomará, los recursos. Cuarto paso 4: Hacer de tripas corazones-en otras palabras-llenarte de motivación, ánimo y perseveras hasta alcanzar tu meta. Quinto paso 5: Ir midiendo los avances, tener presente los beneficios y disfrutar de los cambios que vayas logrando. 

Toda esta cuestión anterior de los pasos y todo el cuento de la técnica se basa en varias cosas complicadamente “sencillas”: tomar decisiones de cambio, ser disciplinado, tener fuerza de voluntad y unas ganas férreas de no volver atrás ni por un segundo.

Para los interesados en leer más sobre esta técnica, de clic en el link. Allí encontrará el articulo completo.

Syne Mn.

Dos lobos: ¿Cuál has alimentado hoy?

Siento que debo sentarme aquí y escribir, eso distrae la mente de otros pensamientos que ya no son pensamientos sino una peste. Esta noche calurosa y triste vamos a partir de una leyenda sobre la que he escuchado un par de veces por ahí:

blog1

Dos lobos

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla
que ocurre en el interior de las personas.

Él dijo, “Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros”.

“Uno es Malvado – Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

“El otro es Bueno – Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

“¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió: “Aquél al que tú alimentes.”

Ciertamente, cada persona de este mundo está viviendo esta lucha todos los días, dos fuerzas poderosas que particularmente yo las reconozco como instintos de vida y muerte, denominados por Freud como Eros y Tánatos– según la mitología griega-.

Es un hecho que la vida y la muerte coexisten, no es posible una sin la otra, la naturaleza la dispuso así. La vida no es tener buena salud física y todos nuestros órganos funcionando bien, ni muerte significa que nuestro cerebro o nuestro corazón deje de funcionar. Vida es más que un corazón latiendo, es el motivo por el que aún lo hace…la esperanza de alcanzar un sueño, la alegría de estar rodeada de personas que te aman y a quienes tú amas, la confianza y la fe en que cada cosa que suceda será soportable porque está en manos de Dios.

Muerte…es más que un corazón que ha dejado de latir…es la pobreza y la miseria de albergar sentimientos negativos en la mente y cuerpo, morir es hundirse en la oscuridad y en el silencio, en el encierro…donde lo eterno es el odio, la venganza, el resentimiento…No hay nada peor que estar muerto cuando aún -afuera- hay vida. Pero lo dicho, no hay vida si no has regresado de la muerte, no mueres si antes no viviste.

Cada cierto tiempo estamos expuesto ante la batalla que nos supone discernir entre lo bueno y lo malo, lo sano y lo enfermo, entre el amor y la destrucción. La verdad es que alimentamos a los dos lobos pero al final siempre habrá uno mas lleno, un triunfador momentáneo, pues en el camino de la vida y la muerte lo eterno es fugaz. 

Syne Mn.