CUANDO NADA ES LO QUE PARECE ._.

Hay momentos en que Dios te pone a prueba y te muestra que la forma en que vives tu vida no es tan sana como parece. Entonces, reflexionas sobre cómo has estado manejando tu vida, tu trabajo, tu familia, tus estudios, tus amigos, el amor y te sorprendes cuando te das cuenta que el trabajo parece que va bien, los estudios parece que van bien, la familia parece que va bien, las amistades parece que van bien…pero el amor, va en caída libre. Normalmente en el trabajo y en la universidad eres del todo objetiva, sin duda, le colocas el toque secreto del amor y del “empeño” para que todo salga bien, pero sigues siendo objetiva todo el tiempo: no te apegas a nada ni a nadie. Con tus amigos y tu familia prácticas la misma filosofía, sin apego resultaría más sencilla la partida (ese momento en que un amigo deja de ser tu amigo, o ese momento en que tu familia se dispersa, o lo más trágico: la muerte), decides por consiguiente mandarle a tu corazón la orden de que no se apegue a nada ni a nadie, con permiso de demostrar amor en ocasiones que lo ameriten.

Pero…parece que cuando estas en frente de “esa persona” el amor que tanto has reprimido se desborda. El corazón olvida la orden y tu mente comienza a descontrolarse y simplemente deja de pensar. Eso es en realidad falso, el corazón no puede olvidar porque nunca le diste la orden a tu corazón…sino a tu cerebro. Y tu mente no puede dejar de pensar, lo que le sucede a tu mente es que entra en un conflicto…entre la orden que le has dado y lo que ahora estas queriendo: ser diferente.

Ser diferente implicaría dejar de ser objetiva, esto a su vez significaría dejar de “protegerte” para empezar a experimentar el amor sin límites ni restricciones. Olvidando que “esa persona” podría decepcionarte, lastimarte y hacerte sentir que no vales nada.

Pronto pasas al siguiente nivel. Cuestionas tu objetividad aplicada a todos los aspectos de tu vida, con restricciones y limites, y cuestionas ese deseo que parece desaforado de destruir tantos razonamientos y solo sentir y dejarte llevar pese a lo que pueda suceder mas adelante…y entonces llegas a esta conclusión:

El amor no es como lo pintan los artistas, lo describen los poetas, lo cantan los músicos o como lo vivimos la mayoría de personas. Yo creo en el amor maduro y libre de miedos…que así como te permite sentir mezclas de sensaciones y te permite la entrega en cuerpo y alma al “ser amado”, así mismo te permite reconocer que tu ser amado es tan humano como tú, que comete errores, que puede lastimar, que puede irse si un día deja de sentir amor. Te permite además, aceptar la partida, por consiguiente el duelo…y cuando se sienta preparado, el comienzo de un nuevo amor. El amor maduro, te dice que cuando estas siendo lastimado debes alejarte, que cuando esa persona no llena tus expectativas ni te valora, “no vale la pena”. Cuando hablo de la entrega en cuerpo y alma no me refiero a aquella entrega en la que se da TODO sin límites y sin esperar nada a cambio. Me refiero a aquella entrega del amor físico y del espiritual que se dá siendo consciente de que así como puede ser correspondido de la misma forma, también puede ser rechazado.

El problema es, que aun reconociendo que el amor maduro y libre es el equilibrio que tanto buscas, sientes que no estas lista para enfrentarlo. Esa es la razón de tu dilema: te gustaría seguir siendo objetiva todo el tiempo sin “sufrir”, a la vez te mueres por amar no importa los limites, porque es el estado de comfort: cero equilibrio, por tanto, cero responsabilidad. Pero al mismo tiempo quieres ser la chica madura!, vivir sin miedos, amar sin depender de nadie, amar reconociendo que el otro es distinto a ti, amar al otro pero amándote a ti mismo antes que a él, amar aceptando la partida y enfrentando el duelo como proceso natural del desamor y por último, volver a amar siendo consciente de que así como ganas, también puedes perder.

Lo mejor de este amor maduro es que puede ser aplicable en otros aspectos de tu vida, como tu trabajo, tu familia, tus amigos…

De repente vuelves a la parte en que Dios te muestra que tu vida es un desorden y en la que empiezas reflexionando sobre el manejo de tu vida y descubres que nada es lo que parece!

Anuncios

4 comentarios en “CUANDO NADA ES LO QUE PARECE ._.

  1. Syne Mn dijo:

    es triste cuando los amigos se alejan, ellos son como nuestros hermanos…lo mas doloroso es la incertidumbre de no saber el porqué que se alejan. Pero uno como buen amigo tiene dispuesto el corazón por si regresan 🙂 aunque quiza las cosas no vuelvan a ser como antes…tu necesitaras perdonar y ella perdonarse para que puedan continuar su amistad si Dios lo permite.
    Animos!

  2. Syne Mn dijo:

    Puede ser que haya algo en especificio que le molesta y no es capaz de expresartelo, me parece a mi que aun entre uds dos hay algo que deben sellar, ella deberia darte una explicacion del por que se alejo…pero ya que me comentas que su actitud es negativa quiza es prudente que le des un tiempecito para que pueda reflexionar sobre sus acciones y mientras tanto no la busques, suele pasar que la otra persona se irrite…producto del mismo conflicto que enfrenta…

Espacio para comentarios: aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s