¿Paso a paso?

El reloj nunca esperaEsperar mucho no es precisamente una de mis virtudes. Y con esperar mucho me refiero al hecho de aceptar que todo tiene su tiempo y que es “necesario vivir paso a paso”. Así que nací antes de lo esperado, hablé y caminé a temprana edad, quice hacer primer grado cuando tenía 5 años, tuve mi primer beso a los 11 (y en la mente de mis padres eso es “antes de tiempo”, peor, tuve mi primer novio a los 12, mi primer amor a los 13 y viví el dolor de una ruptura a los 14…Sin mencionar que perdí “lo más preciado” -en palabras de mi madre -a los 19 y ¿qué sentido tiene ocultarlo?.

No niego que me he cuestionado una que otra vez…¿Habrá tenido mi madre razón en decirme que “esto y lo otro” debía esperar?. Lo cierto es que muchos hijos no viven en función de los tiempos que presuponen sus padres son los adecuados, y claramente yo no he sido de esos hijos. Papá y mamá me enseñaron lo justo, pero finalmente las decisiones de todo lo demás las he tomado yo. No todo puede ser desilusiones, a parte del amor y el consiguiente desamor, la academia, el juego estratégico y el arte han sido otros objetivos de mi vida en los que sí me ha ido bien, y mientras esté en función de ellos no existe espera, sino progreso continuo sin muchas estaciones.

Irónicamente, tarde o temprano, cosas que pasan te obligan a esperar. Pero eso no significa dejar de intentar que todo llegué mas rápido de lo que esperas.

Seamos honestos…”Dime quién camina cuando se puede volar”

Synella M.

Anuncios

Espacio para comentarios: aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s