CARRUSEL DE EMOCIONES

Cuando las emociones suben y bajan es vivir en dos mundos diferentes y soportar dos personas distintas. Esto es lo que básicamente siente una persona que no tiene la más mínima comprensión, manejo o equilibrio de sus emociones, o la que fracasa en su propósito por tenerlos. Cuando me refiero a propósito, uno pensaría que la persona previamente se ha planteado un objetivo, una meta; en este caso, la persona ha decidido trazar limites cuando llegado el momento, una emoción (por lo general negativa) amenaza con apoderarse de su mente y de sus respuestas. Un propósito implica un verdadero esfuerzo por lograr lo deseado, implica voluntad.

En un post antiguo había mencionado esto de la voluntad, y es simple…la voluntad permite que las cosas sucedan, generando consecuencias y responsabilidades por asumir. No considero correcto decir que existe “falta de voluntad” pues generalmente hacemos alusión a esta frase cuando queremos juzgar a alguien porque ha hecho algo socialmente “incorrecto” o no lo está haciendo como “debería ser”. No se puede actuar con falta de voluntad, ya que es ella la que determina todas nuestras acciones, así que podríamos decir que existe voluntad para hacer cosas “buenas” y voluntad para hacer cosas “malas”.

Al trazarse como meta el entender y aprender a expresar equilibradamente sus emociones, usted ha pensado correctamente, pero el pensarlo no significa que lo logrará, la voluntad dirigida hacia ese fin y la disciplina son la que finalmente le ayudarán a conseguirlo.

Pero ¿qué pasa cuando fracasa constantemente y comienza a pensar que no puede lograrlo? Empieza a sentir que la otra parte suya está a punto de devorarle y consumirle, que usted es un fracasado y que no puede hacer nada por evitar que esa forma de ser le explote en la cara a otros, desfigurándoles no sus rostros sino su corazón, sus sentimientos y buenos deseos., su voluntad de hacerle feliz muy a pesar de sus respuestas incoherentes y a veces de sus silencios e indiferencia.

¿Alguna vez – y me refiero a aquellos dotados de inteligencia emocional (IE)… si, usted! – se ha puesto en los zapatos de aquellos otros que llegaron tarde a la repartición de este tan preciado e inigualable don? Por una vez propóngase charlar con estas personas e intente traspasar su delicado pero enredado tejido emocional, empiece a comprender que así como usted no es tan bueno para algunas cosas, ellos tampoco lo son. Si usted ha necesitado ayuda para superarse en eso para lo que no está tan calificado, y ha sido motivado por sus seres amados, piense que esa persona quizá también necesita ayuda.

Cuando vive con alguien que es muy poco o no es para nada inteligente en lo que se refiere a emociones, usted también comienza a sentir que vive frecuentemente en dos mundos distintos y soporta dos personas diferentes, porque así funciona el carrusel de emociones tanto para la persona con el “déficit”, como para los que están a su al rededor (amigos, pareja, familia, compañeros, etc.)

En el mejor de los casos, con la voluntad de mejorar y con la ayuda ADECUADA, la convivencia entre ambas partes puede cambiar positivamente, favoreciendo un óptimo ambiente social-familiar y generando equilibrio emocional en la persona que percibe ese nuevo ambiente. En el peor de los casos, la no aceptación de un miembro no IE, y la lucha en contra de éste por cambiarlo a como dé lugar, sólo ocasionará un poco más de caos.

No se trata tampoco de sentir lastima por él, ni de compadecerlo, se trata de proteger (no en el sentido de cubrir, o salvaguardar de todo mal y peligro, sino de ofrecerle recursos que le permitan reflexionar antes de responder generalizadamente o específicamente ante cierto tipos de situaciones que vienen acompañada de una emoción (ocasionalmente negativas).

De igual manera, si usted no tiene IE, no se trata de sentir lastima por usted mismo, ni de autocompadecerse, ni de buscar desesperadamente que lo protejan o lo contengan, se trata de hacer por usted mismo mucho más de lo que otros hacen para que esté bien. 

No sé si el no tener inteligencia emocional sea una patología, pero es seguro que hace parte de la expresión de muchas de ellas, sobre todo, en trastornos mentales. Es probable que detrás de una persona no IE exista mucha historia por contar, permisividad, sobreprotección o negligencia, por lo que en el futuro si desea tener familia, tenga en cuenta factores de protección, no le enseñe tanto a ser “alguien en la vida”, enséñele a adaptarse a ella de forma equilibrada y armoniosa, y prepárelo para enfrentar situaciones que muchas veces no están en su control y no dependen de él, enséñele a ser “alguien para la vida”.


He tardado aproximadamente 2 horas en escribir este post, tiempo suficiente para mantener ocupada mi mente, la parte de ella que no es emocional, sino racional; tiempo suficiente para que mi mente me pida descansar del ajetreo de hoy, porque no he hecho más que pensar, pensar como nunca, pensar triple, y sentir, sentir como si todo dependiera de mí.

Syne Mn.

Anuncios

Espacio para comentarios: aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s