Dos lobos: ¿Cuál has alimentado hoy?

Siento que debo sentarme aquí y escribir, eso distrae la mente de otros pensamientos que ya no son pensamientos sino una peste. Esta noche calurosa y triste vamos a partir de una leyenda sobre la que he escuchado un par de veces por ahí:

blog1

Dos lobos

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla
que ocurre en el interior de las personas.

Él dijo, “Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros”.

“Uno es Malvado – Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

“El otro es Bueno – Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

“¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió: “Aquél al que tú alimentes.”

Ciertamente, cada persona de este mundo está viviendo esta lucha todos los días, dos fuerzas poderosas que particularmente yo las reconozco como instintos de vida y muerte, denominados por Freud como Eros y Tánatos– según la mitología griega-.

Es un hecho que la vida y la muerte coexisten, no es posible una sin la otra, la naturaleza la dispuso así. La vida no es tener buena salud física y todos nuestros órganos funcionando bien, ni muerte significa que nuestro cerebro o nuestro corazón deje de funcionar. Vida es más que un corazón latiendo, es el motivo por el que aún lo hace…la esperanza de alcanzar un sueño, la alegría de estar rodeada de personas que te aman y a quienes tú amas, la confianza y la fe en que cada cosa que suceda será soportable porque está en manos de Dios.

Muerte…es más que un corazón que ha dejado de latir…es la pobreza y la miseria de albergar sentimientos negativos en la mente y cuerpo, morir es hundirse en la oscuridad y en el silencio, en el encierro…donde lo eterno es el odio, la venganza, el resentimiento…No hay nada peor que estar muerto cuando aún -afuera- hay vida. Pero lo dicho, no hay vida si no has regresado de la muerte, no mueres si antes no viviste.

Cada cierto tiempo estamos expuesto ante la batalla que nos supone discernir entre lo bueno y lo malo, lo sano y lo enfermo, entre el amor y la destrucción. La verdad es que alimentamos a los dos lobos pero al final siempre habrá uno mas lleno, un triunfador momentáneo, pues en el camino de la vida y la muerte lo eterno es fugaz. 

Syne Mn.

Anuncios

Espacio para comentarios: aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s