Destino

Tú estabas destinado a ser pasajero, a ser de esos amores en los que es más importante sentir placer sin carga de compromisos eternos. Estabas destinado a acompañarla en silencio cuando ella buscará la paz en los lugares mas bellos que pudieras imaginar. Por el contrario ella estaba destinada a reírse o no mientras tu hablabas cosas sin sentido. Ambos estaban destinados a buscar la risa estruendosa en esas tardes y noches en donde el silencio a veces es perturbador, pero al final del día ambos iban a dejarse ir y regresar a su lugar hasta que se necesitarán nuevamente.

Hombre, tú serías el blanco de sus pasiones más intimas, el confesor de sus bajezas o proezas. Tú la tenias que haber perdonado y escondido en la mente sus pecados, y quedarte allí sin juzgar, no correr. Porque esos amores pasajeros a pesar de todo son leales, como ellos no te aman por quién eres, no les importa si fuiste buena o mala. Ellos te aman por el cuerpo, por la paz que les das, nunca tormentos.

Mujer, tú serías su lienzo, aquella a quien recurriría cuando el aburrimiento de estar solo le llenase las manos de creatividad. Imagínalo, hubieras sido más que nada la amiga que todo hombre necesita cuando sus pesares no los puedo entender otro hombre. Él te hubiese pintado un par de mañanas y tal vez muchas noches, y luego irse. Tú hubieras seguido con tu vida y dedicado una que otra vez un post a ese amor pasajero que vino, pero por ley no debía quedarse.

Ambos tenían que estar juntos en los momentos de soledad, llenar al otro de algún sentido y luego irse a dormir cada quien a su casa, en su cama, con su vida. El compartir debía ser momentáneo así como la felicidad, la cual en realidad dura tan solo un instante. No debían presionar nunca el amor, porque cuando se presiona explota y lo que se explota se resiente, se debilita, y con el tiempo desaparece.

No tenían que complicarse con la durabilidad, la estabilidad o el compromiso, tenían que ser fieles a su deseo de permanecer en el misterio, sin dolor. Ustedes estaban destinados a ser del momento, a disfrutar de esos segundos de felicidad que se alcanzan cuando dos cuerpos se unen o cuando algo inesperado sucede y te hace reír hasta doler el abdomen.

Iba a ser un amor pasajero y ustedes engañaron al destino, ahora el destino les está poniendo a temblar el piso.

Syne Mn.

Anuncios

Espacio para comentarios: aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s